Friday, August 5, 2011

Capitán América: Los peligros de aprender historia de películas de superhéroes.

Los primeros tweets de gente que vió Captain America: The First Avenger concordaban en algo: Se trataba de una película histórica con un superhéroe. En todas las imágenes publicitarias se podía ver una propuesta visual coherente y apegada a la estética de la década de los 40's, después de todo el director, Joe Johnston, dirigió October Sky, un drama de época. En su filmografía existen tambien blockbusters como Jumanji y Jurassic Park III. Quizá Johnston fue seleccionado a causa de Rocketeer, película de superhéroes con una ambientación en el mismo periodo histórico, sin embargo Rocketeer le debe más a los seriales de Republic Films como King of the Rocket Men.

Captain America: The First Avenger falla en el momento que la vemos como una película histórica, pues presenta una versión sanitizada y diluída de la Segunda Guerra Mundial, he aquí tres razones por las cuales Captain America: The First Avenger reprueba en historia:

1) El error de pensar que las cosas siempre han sido exactamente iguales.

Podríamos llamar a esta omisión presentecentrismo, debido a la incapacidad y la limitación del ser humano de poseer más de un marco de referencia. Debido a que vivimos de manera consciente un número muy reducido de décadas somos incapaces de concebir marcos temporales distintos a los que nos tocan vivir. En 20 años la gente no creerá que no había tiendas de conveniencia abiertas 24 horas al día.




Los creadores no son capaces de concebir una época donde la penicilina no era común.

La penicilina fue descubierta por Alexander Fleming en 1928, hecho que le hizo merecedor, junto con Howard Walter Florey y Ernst Chain, quienes la desarrollaron como medicina, del premio Nobel de Medicina en 1945.

Steve Rogers es sujeto del experimento que lo convierte en un supersoldado en 1942, en ese mismo año, en Marzo, se le proporciona al primer paciente humano tratamiento con penicilina para tratar septicemia estreptococal. La penicilina es tan ineficiente de producir todavía que la mitad de la reserva mundial se utiliza en ese paciente. No es hasta 1943. cuando se descubre un moho en un melón en Peoria, que se vuelve posible la producción en masa y eventual implementación en el equipo médico de los aliados. Para la invasión de Normandía en 1944 los aliados cuentan con 2.3 millones de dosis de penicilina.

Es fácil ver que la inclusión de un agente antibiótico capaz de detener infecciones fue uno de los factores decisivos en la victoria de los aliados, en este interesante artículo llamado La Penicilina de Hitler, el autor Milton Wainwright detalla  cómo la carrera no era sólo armamentista, los alemanes fueron incapaces de crear suficiente penicilina para las necesidades militares, su uso era tan restringido que es posible que el médico personal de Hitler le haya administrado penicilina hecha en Estados Unidos tras un fallido intento de asesinato en Julio de 1944. Este otro articulo detalla la introducción de la penicilina en Alemania y Francia, los hechos sociopolíticos que ayudaron a implementar su producción en 1945-47.

La primera inyección a Steve Rogers fue de penicilina en un momento donde uno) no estaba probada cien por ciento en humanos, dos) era muy escasa y tres) Steve Rogers no tenía manera de saber qué le estaban inyectando. La frase "es sólo penicilina" falla en darle la importancia que merece pues salvó mucho más vidas que el Capitán América.

2) El vínculo de Hitler con el ocultismo es pseudohistórico.

Es parte "aceptada" de la historia del Partido Nacional Socialista Alemán que los altos mandos del partido y que Hitler mismo participaban en rituales de ocultismo y que gracias a ellos llegaron al poder en un espacio tan breve de tiempo. Esta noción es parte de la historia versión The History Channel, que desdeña el rigor histórico a favor del mero sensacionalismo.

El origen de estos rumores se lo debemos a los libros El amanecer de los magos (1960), donde además de hablar de otros temas de ocultismo como el origen extraterrestre de las líneas de Nazca los autores detallan el vínculo entre los lideres del partido Nazi y una raza de seres subterráneos similares a los ángeles llamados Vril que aparecen en el libro The Coming Race (1871) de  Edward Bulwer-Lytton, en uno de los primeros ejemplos de novela de ciencia ficción. Gente como la Sociedad Teosófica, populizadores del ocultismo en la época victoriana, creían que los Vril eran reales.

Otro libro donde se originan estos mitos es La lanza del destino (1973) donde el autor detalla los esfuerzos de Hitler para conseguir la lanza de Longinus, un objeto de poder que lo haría invencible. Si esta historia  suena familiar es porque la lanza aparece en la película de Hellboy (2004), estos libros son el punto de partida de  Nicholas Goodrick-Clarke , profesor de esoterismo occidental para su libro Las Raíces ocultas del Nazismo (1985), el cual es la fuente de libros subsecuentes y el documental de History Channel Hitler y Lo Oculto.

Tales mitos son consistentes con un mundo de historieta donde la magia y los objetos de poder como el teseracto son reales, sin embargo, dichas asociaciones fueron realizadas por autores pseudohistóricos y sensacionalistas décadas después de los hechos. La evidencia que Hitler y su círculo interno suscribieran a tales fantasías es mínima y no aceptada por estudiosos serios. El tema de la religión y el régimen de Hitler es mucho más complejo, pues en Mi Lucha hay constantes referencias a la Providencia  y en sus discursos una marcada preferencia por el protestantismo sobre el catolicismo y el apoyo que El Vaticano demostró al régimen. El tema es demasiado extenso para tirar casualmente en una línea de diálogo.

3) El pretender que el racismo nunca existió.

Chauncey De Vega detalla como la política racial tanto de esta película como de X-men First Class es deshonesta y cobarde:

En un ejército de los tiempos de Jim Crow (leyes segregacionistas activas entre 1876 y 1965) hay soldados negros totalmente integrados en términos de igualdad en un ficticio ejército blanco, sin mención alguna de tensión o conflicto. Hay afroamericanos en pie de igualdad en los programas de espionaje más secretos de los Aliados de la Segunda Guerra Mundial . La gente blanca y negra se sienta lado a lado en los centros de reclutamiento integrado en Nueva York. Los niños blancos y negros juegan juntos en las calles de Brooklyn, un sueño más allá del crisol étnico de Nathan Glazer, todos unidos para alentar al Capitán América y a los chicos buenos para ganar la guerra.

 Más aún, el único racismo presente en la película es contra un soldado de origen japonés que debe de aclarar que nació en California.

Sé perfectamente que la única razón que Gabriel Jones, miembro de los Howling Commandos es negro es porque así aparece en el comic original. Sin embargo el comic, publicado en los 60's, refleja la lucha por la integración y el movimiento de Derechos Civiles y resulta un anacronismo.

En resumen, Captain America: The First Avenger se trata de una película de fantasía que retrata una Segunda Guerra Mundial irreal, con moral de historieta donde hay buenos y malos sin grados intermedios. Carece de rigor histórico de la misma manera que 300, pues lo que importa es capturar el espíritu del comic original.

Es un error imperdonable sacar hechos históricos de una película o del History Channel.

2 comments:

  1. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  2. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete

ShareThis